Clases online

Por 20 noviembre, 2020Informacion

Por los problemas causados por el COVID, muchas de vosotras tenéis clases online. No nos vamos a engañar… no son lo mismo que las clases presenciales. Os dejamos unos consejos.

Te levantas, desayunas, sales con prisa, tomas el transporte, llegas a clase, te relacionas, hablas….. Con las clases online todo eso desaparece. Se convierte en algo aburrido que se limita a levantarse, desayunar, encender el ordenador y “ver la tele”. Por tanto las clases online no se aprovechan de igual manera que las presenciales ni en el ámbito del estudio ni en el de las relaciones personales, pudiendo llegar a ser rutinarias y tediosas y suponernos un problema a la hora de seguirlas y por tanto, de sacar adelante el curso.

Queremos dejaros unos consejos que hemos recabado para mejorar la experiencia univiersitaria online.

Tu clase es tu mesa de estudio

Da igual el sito que elijas para ello, pero al igual que día tras día asistes a la misma universidad, debes seguir una rutina parecida. Procura seleccionar un sitio en el que estes cómoda, que te permita tomar apuntes tal y como haces en clase y en donde no te interrumpan. Mentalizate que mientras estes ahí sentada estas en clase.

Aprovecha los descansos entre clase y clase

¿A qué en la universidad entre clase y clase no te pones a estudiar? Pues ahora tampoco, si tienes dos clases online seguidas, aprovecha el tiempo entre ellas para tomarte un respiro. Aprovecha para levantarte, dar un pequeño paseo, hablar con alguien, comer algo. Descansa tu mente y preparála para la clase siguiente.

Planifica horarios reales

Si la clase empieza a las 9:00, sólo porque sea online, no te despiertes a las 8:45, te laves la cara y a clase. El horario ha de ser lo más cercano posible a si la clase fuese presencial. Levántate, aseáte, desayuna organiza tu día y a clase. Planifica también tu horario de estudio y prácticas, no intentes “aprovechar” ese trayecto que ya no haces para acudir a la universidad.

La clase no es una película

No te sientes delante del ordenador para seguir la clase como si se tratase del cine. Las clases, la mayoría de los profesores lo permiten, han de ser participativas. No te escondas, pregunta tus dudas y aporta tus comentarios tal y como lo harías en la universidad. Algunos profesores no cortan la clase en los descansos, puedes aprovecharlos para hablar con tus compañero y conocerlos, compartir apuntes, etc. Intenta ampliar tu círculo social tal y como lo harías en una clase presencial.

Si es necesario, sáltate clases

Es un consejo extraño pero ¿quién, durante sus estudios universitarios, no se ha visto obligado a renunciar a asistir a una clase? En ocasiones necesitarás tiempo para estudiar o hacer prácticas urgentes y deberás renunciar a alguna clase porque no hay tiempo para todo. En ese caso es mejor que te centres en una sóla actividad en vez de seguir la clase mientras haces otra cosa. ¡Ojo! Prioriza qué es más importante, no lo uses como excusa para saltarte clases.

Tómate tus descansos

Tienes un horario de clases, y un horario de estudio. Ten también un horario “para tí”. Uno de los grandes fallos de los estudios a distancia y del teletrabajo es que tendemos a no descansar. En el día a día tenenos infinidad de momentos que no podemos estudiar (mientras vamos o venimos al centro de estudio por ejemplo) pero cuando estamos online esos pequeños tiempos desaparecen y hay que recuperarlos. Sobre todo desconecta de la tecnología, busca relacionarte en persona o salir a pasear, leer, meditar, etc.

Confiamos que es resulten útiles estos consejos.